Kid's Health

Read this in English

(Motion Sickness)

Si te has sentido alguna vez indispuesto mientras ibas en coche, tren, avión o barco, ya has experimentado en tu propia carne los síntomas del mareo por movimiento. No tiene nada de divertido.

Para entender en qué consiste el mareo por movimiento, ayuda entender cómo participan algunas partes del cuerpo en la forma en que experimentas el movimiento:

  • El oído interno –el líquido que hay dentro de los canales semicirculares del oído interno te permite percibir si te estás moviendo y, en caso afirmativo, de qué modo lo estás haciendo: hacia arriba, hacia abajo, de un lado a otro, en círculos o hacia atrás.

  • Los ojos –lo que ves también te permite saber si te estás moviendo y en qué dirección.

  • Los receptores sensoriales de la piel te indican qué partes del cuerpo están en contacto con el suelo.

  • Los receptores sensoriales de los músculos y articulaciones le indican a tu cerebro qué músculos estás moviendo y qué postura estás adoptando en cada momento.

Tu cerebro recibe un informe instantáneo procedente de todas y cada una de esas partes del cuerpo e intenta congeniar esa información a fin de hacerse una idea de conjunto sobre qué estás haciendo en un momento dado. Pero, si alguna de las piezas de ese puzzle informacional no encaja, puedes desarrollar mareo por movimiento.

Por ejemplo, si vas en coche y te pones a leer un libro, el oído interno y los receptores de la piel detectarán que te estás moviendo hacia delante. Sin embargo, tus ojos estarán mirando un libro que no se estará moviendo y tus receptores musculares indicarán a tu cerebro que estás quieto. Tu cerebro se armará un pequeño lío y en eses punto es posible que empiece a darte vueltas la cabeza y te sientas indispuesto.

Cuando te marees, es posible que, aparte de sentirte mareado, te sientas sumamente cansado y se te revuelva el estómago. Hasta es posible que llegues a vomitar. Y si esas sensaciones te asustan o ponen nervioso, lo más probable es que el mareo se intensifique.

Evitar el mareo por movimiento

Para evitar el mareo por movimiento:

  • Viaja siempre mirando hacia delante. Siéntate siempre orientado en el sentido de la marcha. No te coloques nunca mirando hacia atrás ni te sientes en un asiento orientado en el sentido contrario al de la marcha. Si te sientas hacia delante, tu ojos y tus oídos captarán el movimiento simultáneamente.

  • Mira el paisaje. Observa el exterior. Si viajas en coche, mira bien lejos, por ejemplo, un granero en lo alto de una montaña. Si viajas en barco, ve a la cubierta superior, colócate en la parte central del barco y mira al horizonte –donde se juntan el mar y el cielo. Si viajas en avión, intenta mirar por la ventana. De este modo tus ojos no interpretarán que estás quieto cuando te estés moviendo.

  • Busca el punto medio. Independientemente del medio de transporte en que estés viajando, busca un lugar que se mueva lo menos posible. Esto significa sentarte cerca de la parte central en un avión (en los asientos del pasillo cerca de las alas) o en la parte central de un barco, en vez de en los laterales o cerca de la proa o la popa, donde el vaivén es mayor y es más fácil marearse.

Si te mareas fácilmente con cualquier tipo de movimiento, es una buena idea que vayas al médico. Tal vez este quiera asegurarse de que no tienes ningún problema en los oídos internos o cualquier otra parte del cuerpo encargada de sentir el movimiento.

Pero para el mareo por movimiento típico de los viajes uno de tus padres podrá darte un medicamento especial antes de iniciar el viaje. A algunos niños les van bien llevar una pulsera antimareo de venta en farmacias.

Si notas que te estás empezando a marear mientras viajas en coche, es posible que te ayude parar en un lugar seguro para que puedas estirar un poco las piernas. Pero, si el conductor no puede parar, asegúrate de llevar siempre encima una bolsa de plástico -¡por si acaso!

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de la revisión: septiembre de 2010

Related Resources

SCROLL TO TOP